Categorías
Aprender ábaco japonés

Ono, Hyogo, la ciudad del ábaco japonés

En Ono, Hyogo, se fabrica desde hace más de 400 años el Banshu soroban.

En Japón, en la prefectura de Hyogo, se encuentra Ono. En esta ciudad se fabrica desde hace más de 400 años el Banshu soroban (Banshu, es el nombre antiguo de Hiogo). El Banshu soroban, ha sido designado por el ministro de economía como un arte tradicional de Japón. Durante mucho tiempo, se ha dicho que el ábaco es una de las herramientas no reconocidas para apoyar la economía japonesa, y durante cientos de años esta herramienta ha permitido que todos pudieran calcular de manera simple, además de contribuir al desarrollo cerebral y la mejora de la concentración.

En nuestra visita a esta ciudad, pudimos observar el orgullo de sus habitantes por su tradición. En el centro de la ciudad, cerca del ayuntamiento, hay un ábaco gigante señalando el año en el que estamos. Es enorme y muy bonito. Debajo, en una mesa de cristal hay una cuenta dorada gigante y un ábaco de siete varillas con posibilidad de mover sus cuentas.

cuenta1

A pocos pasos del ábaco gigante, se encuentra el ayuntamiento. Éste, alberga un museo del ábaco japonés. En él se puede ver la antigüedad de esta herramienta y la manera en la que llevan construyéndola desde hace cientos de años a través de imágenes, objetos y maquinaria. También se pueden ver cientos de ábacos de diferentes tamaños, reproducciones con cuentas del castillo de Himeji, un Mikoshi o santuarío sintoísta portátil y diversos objetos cotidianos realizados con cuentas. La visita merece la pena.

castillo

Además de ver el ábaco gigante y conocer el museo, un lugar encantador que merece la pena visitar en Ono, es “Soroban Village”. Un pequeño taller creado por la compañía Daiichi, dirigido a niños y adultos, donde cualquiera puede realizar su Soroban personalizado utilizando los materiales que ellos fabrican.

soroban_village

El proceso de creación de un Banshu soroban es una gozada. De esta manera creé yo el mío: En primer lugar, escogí el tamaño del soroban. A continuación, fui seleccionando y colocando en una plantilla cada uno de los componentes de mi ábaco entre un montón de posibles piezas de diversos colores. Después fui armando poco a poco mi ábaco bajo la supervisión y explicaciones de Hidetaka Miyanaga. Fue un placer escuchar sus explicaciones y ver con qué cariño revisaba y comprobaba que todo estuviera bien. El resultado, igual a las pagodas y a los parques que las rodean en Japón, bellísimo.

proceso01

proceso02

proceso03

En Ono, saben que esta herramienta vigoriza la mente de cualquiera, desde niños pequeños hasta jubilados y hace que los niños tengan éxito en la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *