Categorías
Aprender ábaco japonés

Sumas y restas sencillas

Realizar operaciones con el ábaco, es un juego de movimiento de dedos.

Empieza a sumar

El proceso de sumar, consiste en acercar las cuentas necesarias a la barra central. Os recuerdo los dedos con los que hemos de acercar las cuentas:

Cuentas inferiores:
Pulgar hacia arriba
Cuentas inferiores: Pulgar hacia arriba
Cuenta superior:
Índice hacia abajo
Cuenta superior: Índice hacia abajo
Cuentas superiores e inferiores:
índice y pulgar a la vez hacia dentro
Cuentas superiores e inferiores: índice y pulgar a la vez hacia dentro

Veamos un ejemplo de una suma sencilla: 0+4+5

Ejemplo de suma sencilla ábaco

Restar con ábaco

Para realizar restas con el ábaco, se deben alejar las cuentas correspondientes de la barra central. Los dedos con los que alejamos las cuentas son los siguientes:

Cuentas inferiores:
Índice hacia abajo
Cuentas inferiores: Pulgar hacia abajo
Cuenta superior:
Índice hacia arriba
Cuenta superior: Índice hacia arriba
Cuentas superiores e inferiores:
Índice y pulgar a la vez hacia fuera
Cuentas superiores e inferiores: índice y pulgar a la vez hacia fuera

Veamos un ejemplo de resta: 9-6-1

Ejemplo de resta sencilla ábaco

En el siguiente vídeo os muestro varios ejemplos con un ábaco físico:

¿Qué tal? ¿Alguna duda?

Trabajando el cálculo mental

El ábaco japonés es un instrumento muy útil para realizar cálculos mentales. La idea es llegar a operar con un ábaco mental. El ábaco con sus cuentas sustituyen a los números y las operaciones se realizan moviendo las cuentas de este ábaco mental.

Para llegar a realizar cálculos mentales complejos, es importante practicar la visualización del ábaco desde el principio e ir ejercitándonos con operaciones simples. Veamos los pasos a seguir:

  1. En primer lugar, hay que realizar las operaciones en el ábaco, moviendo las cuentas correspondientes con los dedos adecuados.
  2. En segundo lugar, hay que imaginar el ábaco en la mente y mover sus cuentas mentalmente. Al comienzo de este paso, se pueden mover los dedos imaginándonos estar moviendo las cuentas.

¡Ánimo, es cuestión de práctica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *